Y qué suerte

Y de repente, llega alguien con tantas ganas de comerte a ti como de comerse el m undo contigo. Y te hace viivir. Y qué suerte.